Qué ropa nos pondremos cuando salgamos del confinamiento

Qué ponerte cuando todo esto acabe

Después de casi seis semanas confinadas sin salir de casa debido a la pandemia por el COVID19 he perdido la
noción del tiempo. Ya no sé ni qué día es, de número o de la semana, si es primavera o de repente volvemos al invierno, lunes o viernes… Por lo tanto, el otro día pensé que cuando salga a la calle si por fin nos dejan salir, ¿Qué ropa me pondré?

Parece una tontería, pero no lo es. Y desde el momento en el que dijeron que la ropa con la que salea  a la calle tienes luego que lavarla al volver entre 60 y 90 grados centígrados, es evidente que o diseñan ropa desechable de usar y tirar o habrá que empezar a sacar la ropa del baúl de los recuerdos y volvérnosla a poner. Porque yo desde luego no estoy dispuesta a desintegrar toda la ropa que tengo, que más o menos reciente a toda le tengo un gran cariño.

Tal y como os contaba en los primeros artículos que escribí sobre el confinamiento, una de las principales cosas que debemos hacer mientras estamos en casa es, además de seguir un horario regulado y unas rutinas, vestirnos cada día y dejar el pijama sólo para dormir. Y ya os comenté que arreglarnos a diario en nuestro domicilio no significa vestirnos ni de mendigos ni con las viejas glorias que siempre dejamos para estar en casa porque ni siquiera nos atrevemos a tirarlas. Ropa con la que te veas favorecida, cómoda y  versátil es la mejor opción.

Quizá por eso lo que el cuerpo me está pidiendo estos días es salir a la calle con el vestido más bonito que tengo. La verdad es que me gusta toda mi ropa, así que no sabría cual elegir, pero uno de mis vestidos de la firma The 2nd Skin Co. sería mi primera opción. Pero claro, en una situación de pandemia, en la que vamos a tener que salir a la calle con mascarilla, guantes, y a este paso con escafandra incluida, desde luego que lo que menos procede es salir como si tuviéramos un evento o una fiesta importante, porque desde luego estamos para todo menos para fiestas.

Por otra parte, y como no salgo de casa y apenas tengo contacto con el exterior – salvo mis breves salidas a la terraza por el aplauso sanitario de las ocho o a tomar el sol los días que hace bueno – la verdad es que desconozco si hace frío o calor. Por lo tanto, mis dudas acerca de qué ponerme cuando salga aumentan conforme pasa el tiempo. Más que nada porque lo que tampoco quiero hacer es coger un catarro el primer día que salgo.

Otra de las cuestiones a decidir es primero a dónde vas a ir cuando salgas. Si desde luego es una salida de las permitidas, a la farmacia o al supermercado, está claro que pocas florituras: pantalón vaquero, zapatillas – para volver a casa cuanto antes – y cualquier camisa o camiseta con chaqueta o jersey. Pero, ¿Y la vuelta al trabajo? ¿Cómo tendremos que vestir?


Pues yo la verdad es que no lo tengo muy claro. Por eso, lo que os propongo es un look de los que nunca fallan: pantalón de tela negro o azul marino con camisa blanca o azul claro. Sí, parece que es el look de oficinista de los últimos tiempos, pero ni el momento, ni el lugar ni las tendencias permiten que sofistiquemos mucho más. Como calzado yo los primeros días al menos evitaría los tacones. Llevamos muchos días en casa en zapatillas de estar en casa y pasar de inmediato a los tacones será terrible para nuestros pies. Si a ello le sumas que no nos hemos movido y que nos va a costar una barbaridad dar dos pasos seguidos y con ritmo, el zapato plano es la mejor opción. Bailarinas, mocasines o cualquier otro tipo de calzado plano básico que sea cómodo debe primar estos días.

Con respecto a qué llevar encima, depende del día que haga, pero ante la duda, una chaqueta fina de punto o una blazer pueden ser una buena opción. Además una gabardina de entretiempo (la ahora tan mencionada trench) viene siempre muy bien cuando hace un tiempo tan variable como el presente, que igual llueve que hace frío o una temperatura un poco más templada.

Después, cuando la situación se normalice, podremos ir innovando un poco más. Vestidos cómodos pero favorecedores, combinaciones monocolor, jumpsuits o monos… La situación y el clima nos irán marcando la evolución posterior.

Si por el contrario vuestra actividad laboral no exige ir arreglada, podéis optar por el conjunto de vaqueros de cualquier color y camiseta con un jersey o una sudadera mona con zapatillas poco estridentes como unas converse con  sin bota – que lavan muy bien – o unas bailarinas, que en este entretiempo siempre son un acierto.

Y lo de sacar los tirantes, ya se verá. Por el momento ir tapados nos protegerá también del contagio, así que por el momento evitar escotes pronunciados, ropa ajustada que dificulte la circulación sanguínea o excesivamente grande u oversize que implica ir colocándola o tocarla continuamente para mantenerla en su sitio. Cuanto menos toquemos, llevemos guantes o no, mucho mejor.

Y con respecto a las joyas y complementos, cuanto más básicos y discretos más adecuados. No sólo por la pandemia: Estamos en una situación muy triste y con un país de luto, debido a las miles de víctimas que han fallecido por el contagio del covid19. Por ello, la discreción al menos los primeros días debe primar. S volvemos a trabajar que sea para levantar el país; para lucirnos ya tendremos otra ocasión.

Así que bueno, otra idea más salida de este encierro que ya está haciendo mella y que da que pensar porque en los tiempos que corren, cualquier excusa es buena para dar ideas y estar así, Más Que Guapa y adecuada, que ahora a decir verdad es casi lo más acertado!

(Visitas 42 time, 1 visitas hoy)
Si te ha gustado el artículo "Qué ropa nos pondremos cuando salgamos del confinamiento" pincha en los iconos sociales que hay a continuación. Es la única forma que tenemos de saber que te ha gustado nuestro trabajo.
Emma G.
Sobre Emma G. (227 Articles)
Redactora de Mas Que Guapa

Deja un comentario.