Que la situación de Pandemia saque lo mejor de ti

Tu mejor lado

Estos días estoy viendo en la televisión con espanto cómo médicos, enfermeros, sanitarios, policías o
empleadas de supermercado reciben notas en casa de forma anónima por algún vecino sin corazón, talento ni sensibilidad, indicándoles que abandonen sus pisos por estar en contacto con el exterior y poder contagiar a sus vecinos el coronavirus. Y yo me pregunto, ¿Es de recibo que nuestros héroes, aquellos a los que cada día salimos a aplaudir a las ocho, reciban además de esas alabanzas en público esas ofensas en privado?

En los medios de comunicación no paran de repetir que esta situación de la pandemia por el COVID19 saca lo mejor de nosotros. Y con estas noticias que nos mandan después, yo me pregunto, ¿De verdad? ¿A todos?

Me gustaría ver a esos que han escrito esas notas sin firma. Seguro que son los primeros en la fila del supermercado de la empleada a la que ofenden, le dan las gracias y se van a casa con la comida que gracias a las tiendas de alimentos y supermercados tiene a su disposición. Seguro que los que se meten con los sanitarios serán también los primeros en exigir atención sanitaria desde el mismo momento en el que de inmediato entran por la puerta del servicio de urgencias del hospital. Y por supuesto, y ya que nos ponemos, ser atendidos antes que nadie, faltaría más.

Que una situación de crisis sanitaria como nunca se había vivido en España la gente pierda el tiempo en insultar y herir a los demás me parece una verdadera vergüenza. Que se haga anónimamente, una falta de valentía, y que encima luego se salga al balcón a aplaudir (seguro que lo hacen) una falta de respeto.

Por favor, que si esta situación dramática subsiste, que saque lo mejor de nosotros, pero no sólo de forma pública, sino también privada. Que hay muchísima gente que está dando la vida por los demás, que se está exponiendo al contagio con el virus por realizar y atender su trabajo, y que encima nos facilitan la vida, y mucho, a los que estamos confinados. Que la gente que presta su trabajo en los servicios esenciales no han elegido salir porque sí, que estarían mucho mejor en casa, protegidos y con sus familias, ayudando a sus hijos a hacer los deberes o llevando la compra sus mayores.

Que los sanitarios no van a trabajar día sí día también, haciendo turnos de doce horas y guardias interminables por gusto. Que ver a gente morir sola, empeorar de forma repentina o dar la mano a un paciente que está solo, no es nada agradable, y encima se llevan a casa el disgusto por los dramas que se están viviendo en los hospitales. Sí, a esa casa en la que algunos vecinos los consideran personas non gratas, pero que seguro llaman a su puerta si les sale un pequeño sarpullido para evitarse el traslado físico al médico.


Espero sinceramente y de corazón, que estas cosas dejen de pasar. Que salgamos de nuestra burbuja de egocentrismo y nos dediquemos un poco a pensar en los demás. Que hace falta sufrir poco y ser poco caritativo como para que cuando vuelves derrengado de trabajar te encuentres una nota diciéndote que te tienes que ir de tu casa. Porque además, yo me pregunto, Si esos vecinos está claro que no salen, porque están confinados y desde luego no se dedican a realizar trabajos esenciales, ¿Por qué les importa que vaya por las escaleras o el ascensor una persona en contacto con el exterior si ellos mismos tienen prohibido salir de sus viviendas?

Que la pandemia saque lo mejor de nosotros, y si hay gente que no tiene nada bueno que sacar, que se quede en casa y cierre la boca (y ya que nos ponemos, el bolígrafo). Que estas circunstancias difíciles nos hagan más empáticos, más amables, más solidarios y mejores personas. Que si nos sobra tiempo libre lo dediquemos a hacer el bien, o al menos a no molestar a los demás. Que al final todos seguimos expuestos a la pandemia, y si nos ocurre algo, sería muy triste que se nos recordara por lo que hemos hecho mal y no por el bien que hemos aportado a la sociedad. Que al final a esos insolidarios, por llamarlos finamente, se les recordará como el de la nota que hizo tanto daño a su destinatario, y no por cosas buenas que han podido hacer en su vida.

Que cuesta menos ser bueno que malo, y que por favor, agradezcamos a los que estos días trabajan por la sociedad de manera real, y no sólo con aplausos que se los lleva el viento. Que cada uno pensemos en lo que podemos aportar para hacer el bien estos días, aunque estemos confinados, pero por favor, que se deje a la gente trabajar y se le agradezca diariamente su labor. Esas conductas son reprochables y deberían ser penadas justamente.

Por eso desde aquí quiero seguir dando mi apoyo a todos los que trabajan estos días para que el país no se paralice, estemos bien cuidados, bien protegidos y bien alimentados. Porque ser buena persona, y de bien nacidos es ser agradecidos, lo cual es requisito indispensable para ser y estar Más que Guapa!      

(Visitas 33 time, 1 visitas hoy)
Si te ha gustado el artículo "Que la situación de Pandemia saque lo mejor de ti" pincha en los iconos sociales que hay a continuación. Es la única forma que tenemos de saber que te ha gustado nuestro trabajo.
Emma G.
Sobre Emma G. (227 Articles)
Redactora de Mas Que Guapa

Deja un comentario.